¿Existe un plan de seguridad ciudadana en plena pandemia?

¿Existe un plan de seguridad ciudadana en plena pandemia?

Desde que el Gobierno ha permitido la reactivación económica, mediante el Decreto Supremo N° 080-2020-PCM, después de la paralización completa de la mayoría de negocios por la emergencia sanitaria por el COVID-19, el E-commerce se ha convertido en la forma de transacción comercial más común. Obviamente, esta forma de comercio ya era muy popular antes de la pandemia y  todas las empresas importantes registraban un porcentaje considerable de sus ventas por este medio. Sin embargo, es evidente que, por las condiciones que impone el distanciamiento social, el E-commerce ha sido asumido por negocios que nunca habían incurrido en esta modalidad anteriormente (piense en todas las clases en línea, obras de teatro, venta de medicamentos, bienes de primera necesidad, etc.). Este cambio genera nuevas oportunidades y, también, amenazas. Por eso, quisiera comentar algunos de los tipos de fraudes electrónicos que se han incrementado en los últimos meses.

En primer lugar, el número de efectivos policiales encargados de la seguridad en las calles se ha visto diezmada últimamente. Por un lado, el 30% de los 130 mil agentes esparcidos a nivel nacional ha sufrido, directa o indirectamente, los efectos del Covid-19. Esto tiene como consecuencia que haya menos patrullaje en las calles y, además, a menor vigilancia una mayor propensión de los delitos. Por otro lado, alrededor de 15 mil agentes fueron recolocados como custodios de los procesados que salieron en libertad por una norma que tiene como fin proteger a las personas de riesgo en las cárceles durante la pandemia (La República 2020). Es decir, un gran número de efectivos ahora se dedica exclusivamente a cuidar de estas personas.

En segundo lugar, distritos como San Martín de Porres y San Juan Lurigancho se encuentran en los primeros lugares con un alto número de denuncias diarias. Hace poco, unos delincuentes asaltaron un banco del mencionado distrito de Lima Norte, redujeron al personal de seguridad,
robaron las pertenencias de los clientes, pero la policía actuó de inmediato y pudo detener a los facinerosos a tiempo.

Por ambos motivos, el Ministerio del Interior ha puesto en marcha el plan Fortaleza 2020. Consiste en una estrategia de la Policía Nacional del Perú (PNP) que se aplicará en este periodo de reactivación económica. ¿En qué consiste? “La optimización de recursos, la prevención, investigación y el soporte transversal de la inteligencia, más la articulación con los gobiernos locales, serán el eje fundamental del trabajo de las autoridades para mantener la tranquilidad y darle confianza y seguridad al ciudadano”, puntualizó el ministro del Interior. Además, se reforzará algunas estrategias que la PNP ya venía realizando con anterioridad, como el Plan Cerco, el patrullaje integrado y la colaboración de los vecinos (los programas Barrio Seguro y el Vecindario Seguro).

De esta manera, esta nueva estrategia del Ejecutivo está encaminada a reducir los delitos del sicariato, crimen organizado, narcotráfico, la minería ilegal, el robo de medicinas y demás que han aumentado drásticamente durante el Estado de Emergencia. Asimismo, el plan Fortaleza 2020 contará con un procedimiento que tome en cuenta las diversas comisarías del sector, sobre todo las unidades de respuesta rápida, como las Subunidades de Acciones Tácticas (SUAT) y la Dirección Nacional de Operaciones Especiales.

Por si fuera poco, se implementará el uso constante de alta tecnología para combatir el crimen. Por ejemplo, un sistema de geoportal de incidencias delictivas y el uso de drones. El primero permitirá localizar los puntos de mayor incidencia criminal, el tipo de modalidad delincuencial, las áreas o lugares conflictivos o peligrosos para que los efectivos estén preparados según sea la ocasión. El segundo logrará que se obtengan imágenes en tiempo real de los actos delictivos que ocurran en lugares específicos. Así, sirve como un arma primordial para las persecuciones y localización de los delincuentes en los operativos que realice la PNP.

Por ese motivo, dentro de Lima y Callao, se prevé que se cuente con estos implementos lo más pronto posible. Se debe tener como prioridad los delitos comunes, que son los que más afectan a la población de a pie. Esto se realizará dentro del plan Fortaleza 2020 en conjunto con un fuerte trabajo de inteligencia.

Por último, quiero acotar que todos los esfuerzos del gobierno por detener los actos delincuenciales, desde los robos al paso hasta el narcotráfico, deben hacerse por el bien de la población peruana. En estos últimos meses, a partir de la cuarentena y el Estado de Emergencia nacional, varios compatriotas han perdido sus negocios y, además, sus empleos, lo cual ha obligado a algunos a salir más que nunca a buscar el pan. Por ese motivo, la delincuencia ha regresado con fuerza y ha tomado las calles del país. No obstante, si el Ministerio del Interior junto con la PNP hace un trabajo de prevención, veremos cómo las incidencias disminuyan y, así, la tranquilidad de los ciudadanos estará garantizada.