Fraude informático: los ciberdelitos más usados.

Fraude informático: los ciberdelitos más usados.

En esta nueva normalidad pandémica, ciertas modalidades de fraude cibernético se han hecho muy conocidas. En nuestro país, la estafa vía web alcanzó 2,615 denuncias, principalmente por operaciones o transferencias electrónicas de fondos no autorizados; de este modo, esta forma de ciberdelito se convirtió en el más frecuente. Los casos más recurrentes son el fraude informático y la suplantación de identidad (El Peruano, 2021).

Mensualmente, la División de Investigación de Delitos de Alta Tecnología (Divindat) de la Policía recibe alrededor de 300 casos de delitos informáticos. En lo que va del 2021, únicamente, desde enero hasta abril, se investigaron 1,188 casos de este tipo. Erick Ángeles, jefe de la Divindat, afirma que los delincuentes cibernéticos hacen uso de diferentes formas de fraude informático. Entre las más usuales se encuentran las páginas web clonadas, compras fraudulentas y ofertas online falsas (Andina, 2021).

Las páginas web clonadas son muy usadas por los delincuentes cibernéticos. Esta modalidad de estafa se basa en el phishing, el cual consiste en suplantar la información de una persona o una empresa conocida a fin de conseguir comunicarse con el usuario mediante correos electrónicos, sistemas de mensajería instantánea o una aparente página web oficial de la entidad (Gestión, 2021).

Al verse ante estas estrategias de estafa, el cliente no distingue la información real de la alterada y consigna sus datos personales en los enlaces enviados por los delincuentes. Posteriormente, esta información es usada sin la autorización del usuario para realizar pagos o transferencias bancarias.

La modalidad de compras fraudulentas consiste en ofertar productos en redes sociales (Facebook y WhatsApp) o sitios web a precios módicos.

Los ciberdelincuentes indican a los clientes que deben realizar pagos en línea o transferir el monto del producto a cuentas personales. Posteriormente, y luego de culminado el pago, estos perfiles son desactivados.

Por ello, y para prevenir este tipo de fraude, es recomendable no realizar pagos online. Por el contrario, es preferible optar por la modalidad de “contra entrega”, es decir, realizar el pago una vez recibido el producto (Andina, 2021). Sin embargo, si se paga previamente, es necesario confirmar que se está contactando con una empresa formal que posee un RUC vigente.

Las falsas ofertas online también se presentan a modo de descuentos provenientes de tiendas en línea muy conocidas. Los clientes son notificados de estas ofertas mediante mensajes de texto. El usuario, al considerar que estos descuentos son convenientes, accede a los sitios web clonados para formalizar la compra del producto mediante el pago online (El Peruano, 2021).

Por ello, es necesario visitar la página oficial de la entidad que expone dichas ofertas a fin de verificar si tales descuentos son promociones de una tienda real o se trata de una estafa. Otra forma de ratificar tal información es mediante llamadas telefónicas o e-mails de confirmación, así como verificar el check azul en las cuentas oficiales de tales empresas (Gestión, 2021).

Estos fraudes pueden ser evitados si se siguen las siguientes recomendaciones expuestas por la Policía Nacional: (1) guardar el enlace del perfil del vendedor falso, ya sea se trate de una persona o una empresa. Además, (2) se deben reportar estas cuentas mediante los recursos que brindan las redes sociales en cuestión: Facebook, Instagram, WhatsApp u otra plataforma. Luego, (3) es necesario mostrar capturas de pantalla de estas tiendas virtuales o documentos (constancia de la transferencia bancaria) a modo de evidencia. Teniendo en cuenta estas recomendaciones, se puede evitar ser víctima de estos delincuentes cibernéticos.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *